Cuidados de las pieles sensibles

Cada tipo de piel tiene sus propias características y necesidades, y saber cuál es la nuestra es el paso más importante para cuidarla correctamente

No todas las pieles son iguales -de hecho, no hay dos idénticas- por lo que los cuidados también deben ser diferentes. Las pieles grasas necesitan un tipo de cuidados, las secas, otro, y así sucesivamente. ¿Qué ocurre con las pieles sensibles y reactivas?

Piel sensible
Este tipo de piel se reconoce por manifestar diversos síntomas:

•             Picor y ardor
•             Irritación
•             Rojeces
•             Sequedad y tirantez

La piel sensible es más susceptible de sufrir por culpa de factores externos como el estrés, el aire reseco de la calefacción o la luz solar. Necesita cuidados especiales que refuercen su barrera de protección natural para ser más resistente a estos factores externos y, al mismo tiempo, la calmen.

Cuidados de la piel sensible

Te proponemos una rutina de cuidado específica para pieles sensibles:

  • Limpia tu rostro al levantarte y antes de acostarte con la línea HD DETOXIFIER.  Tras cada limpieza, seca tu piel suavemente con una toalla dando pequeños toquecitos en lugar de frotarla con fuerza.
  • Las pieles sensibles también agradecen la exfoliación. Exfolia tu piel de una a tres veces a la semana con HD MAS·K DETOX & OXYGEN. Hazlo con movimientos circulares.
  • Completa tu rutina con productos con activos calmantes y que protejan tu piel de los factores ambientales nocivos. Prueba con HD MAS·K CALM & RESTORE, una mascarilla calmante y regeneradora. Está formulada para todo tipo de pieles, especialmente para las sensibles, dañadas y agredidas. Sus propiedades calmantes, reparadoras e hidratantes ayudarán a mejorar la salud y aspecto de tu piel. Por supuesto, además de por sus beneficios, si por algo destacan nuestras mascarillas es por su extraordinaria experiencia de uso. HD MAS·K CALM & RESTORE posee una textura evanescente que al extenderla sobre la piel se transforma en agua. Se absorbe rápidamente y resulta muy ligera.

¿Cómo debes usarla? Aplica una fina capa sobre el cutis extendiendo con la yema de los dedos para dejar un film superficial. Déjala actuar hasta que se absorba por completo (10-15 minutos). No es necesario que la retires. Aplícala tantas veces como sea necesario. Notarás cómo calma tu piel al momento y, con el uso continuado, la ayuda a recuperar su buen aspecto y salud naturales.